Seis detenidos y un policía levemente herido en protesta en Quito

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, ha informado en su cuenta de Twitter que la Policía ha desalojado esta tarde, a manifestantes violentos en el centro de Quito, donde a las 18h00 continuaban las protestas en contra del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, firmado por el gobierno del Presidente Lenín Moreno.

Al final de la jornada, la Policía reportó veinte marchas en todo el país, incluyendo Quito, Guayaquil y Cuenca. Seis manifestantes han sido detenidos en Quito por atentar contra el patrimonio histórico: se los acusa de tirar pintura a las paredes del centro histórico y romper los adoquines. Un policía ha sido levemente herido.

La carga policial se produjo en la Plaza de Santo Domingo, en el casco histórico de la capital ecuatoriana, después de que participantes en la concentración arrojaran objetos contra fuerzas de seguridad apostadas en una de las intersecciones situadas a pocos metros del Palacio de Carondelet.

Policías motorizados irrumpieron posteriormente en la plaza y dispersaron a decenas de manifestantes al tiempo que un helicóptero sobrevolaba la zona apoyando la operación desde el aire.

Al menos 4.500 manifestantes en diversas ciudades secundaron la convocatoria del Frente Unitario de Trabajadores (FUT). Al grito de, «ahí están esos son, los que defienden la corrupción», «vamos pueblo, el pueblo no se ahueva», o «abajo el Morenato, abajo el FMI», la marcha partió del parque El Ejido y había transcurrido de forma pacífica hasta llegar al casco histórico, con la pretensión de llegar lo más cerca posible a la sede presidencial, fuertemente blindada para la ocasión.

Bajo una profusión de banderas rojas de la central sindical, los participantes recorrieron sin incidentes las calles hasta llegar al centro colonial, cuyas calles se encontraban vacías de vecinos y con una fuerte presencia policial.

«Hay mucha injusticia en el país, la corrupción, el mal liderazgo que ha provocado despidos y hace leyes para los privilegiados», argumentaba a Efe uno de los participantes llegado de la provincia andina de Cotopaxi, Carlos Pérez, para explicar su presencia en la protesta.

El coronel Richard Coellar, jefe de Operaciones de la Policía Nacional del Distrito Metropolitano de Quito, explicó al inicio de la marcha que la institución había negociado con los líderes sindicales que el recorrido de la marcha se trasladase a la zona de La Marín, en lugar de proceder por la calle Guayaquil, próxima al Palacio de Carondelet.

La sede Gobierno había sido cercada por vallas y alambres de espino en todas las intersecciones que la rodean en el tradicional trazado de cuadrícula que emana de la Plaza Grande del viejo Quito.

Tras el vallado se habían desplegado decenas de agentes de la Policía Nacional y de unidades antidisturbios fuertemente pertrechadas, y también se ubicaron en la zona tanquetas antimotines.

Ecuador quedó paralizado en gran medida entre el 3 al 13 de octubre del año pasado por los disturbios que se registraron en el centro de Quito y el bloqueo de vías cruciales del territorio nacional.

Esas manifestaciones se produjeron en protesta a un decreto que eliminaba históricos subsidios a la gasolina -luego derogado para aplacar las protestas.

Relacionado