Santigo Cuesta dijo que es pana cercano de Daniel Mendoza

Santiago Cuesta, exconsejero del presidente Lenín Moreno entre el 23 de mayo de 2018 y el 10 de septiembre de 2019, respondió una veintena de preguntas formuladas por la Fiscalía. Fue llamado a dar una versión en el caso de posible delincuencia organizada que investiga el involucramiento del exasambleísta Daniel Mendoza en una red de corrupción en el hospital de Pedernales, Manabí.

Cuesta llegó a la Fiscalía 20 minutos antes de la hora señalada. Las preguntas de la Fiscalía estuvieron orientadas a verificar el período en que estuvo en el cargo, las funciones que desempeñó, si se reunió con asambleístas, de qué bancadas, cuál fue su relación con Daniel Mendoza, entre otros aspectos.

Así Cuesta explicó que sus funciones fueron asesorar en la optimización estratégica del Estado al presidente, hacer seguimiento del programa de austeridad fiscal, recomendar acciones para mejorar la eficiencia del Estado y la reducción de trámites.

Fue consultado si tuvo acercamientos con la Asamblea y contestó que si la pregunta se refería a asambleístas, sí. Contó que se reunió con muchos de ellos y en varias oportunidades. “Me reuní prácticamente con todas las bancadas, con excepción de miembros de la Revolución Ciudadana”, manifestó.

¿Los motivos? Algunas reuniones fueron casuales, otras sociales, otros legisladores pedían citas para conversar de algún proyecto, “porque dentro de mi trabajo estaba la optimización de las empresas públicas, optimización de la Refinería de Esmeraldas, y muchos asambleístas de Esmeraldas y Santa Elena se preocupaban por la cantidad de despidos”, señaló.

El exfuncionario le dijo al fiscal que recibió su versión, que normalmente trabajaba con dos asesores que le acompañaban. Uno de ellos es viceministro de Obras Públicas y el otro ya no está en el gobierno y trabaja independientemente.

El fiscal le consultó si conoce a Daniel Mendoza y él respondió que sí. Le pidió que explique la relación. “Lo conocí cuando vine a trabajar en el gobierno, entablamos una buena amistad, joven político, nació una buena relación, con empatía”, dijo.

De Eliseo Azuero, legislador vinculado al expediente, Cuesta manifestó que le conoce, le ha dado la mano o le ha dicho “hola, cómo está”, nada más que un saludo.

Al ser consultado sobre los legisladores de la Bancada de Integración Nacional, mencionó al representante de Santa Elena al que luego identificó como Jimmy Candell, a quien dijo conocer no de ahora sino de muchos años atrás y añadió que mantienen una relación cordial. Sobre los demás representantes de esa bancada, nombró a Franco Romero y a María Mercedes Cuesta, a quienes sí conoce. Finalizó diciendo que es abogado de profesión, “pero estoy jubilado, tengo 66 años”.

En la Corte Nacional, mientras tanto, el tribunal presidido por el juez Iván Saquicela escuchaba las apelaciones a la prisión dictada para el asambleísta Azuero y otros seis procesados. Su abogado, Harrison Salcedo, remarcó que la fiscal Diana Salazar formuló cargos solo con un audio y su transcripción, que no ha ingresado en cadena de custodia; no se ha justificado ese hecho importante, por lo tanto, para él, no es válido. Solicitó que se dicten medidas alternativas, como el arresto domiciliario.

El detalle

Información. Además de la versión sin juramento de Cuesta, la Fiscalía pidió a la Presidencia que certifique las funciones que le fueron asignadas y el tiempo.

Relacionado