Revelo generacional de Nebot

En unas elecciones primarias, aún sin fecha pero que se esperan en este mes, la alianza Partido Social Cristiano (PSC)-Madera de Guerrero escogerá a quién terciará en las elecciones presidenciales del 2021 de entre Cristina Reyes, César Rohón, Henry Kronfle y Henry Cucalón. Cada uno, por su lado, intenta captar el favor de los afiliados de las dos agrupaciones políticas que preparan sus bases para una campaña distinta por la pandemia de la COVID-19. Las encuestas de intención de voto, para conocer la aceptación del electorado, están realizándose. Uno de ellos será el candidato, luego de que su líder máximo, Jaime Nebot Saadi, el exalcalde de Guayaquil, declinara serlo.

Los cuatro aseguran tener las mejores credenciales para representar a la alianza en una contienda en la que el socialcristianismo buscará volver a gobernar el Ecuador para, según ellos, darle un giro de 180 grados al país porque es la única salida para superar la crisis.

Cristina Reyes (39 años) cree que en su carrera política, de más de una década, en la que, dice, ha demostrado capacidad en la administración, lucha, valentía y honestidad; César Rohón (64 años) exalta su trayectoria empresarial, transparencia y frontalidad en el servicio público; Henry Kronfle (48 años) asegura que su palabra vale más que su firma y que sabe cómo ser eficiente en la administración de recursos y; Henry Cucalón (47 años) ofrece transparencia y honestidad. A continuación, lo que responden cuatro precandidatos de qué harían con el país si llegasen el poder.

HENRY CUCALÓN: «La lucha contra la corrupción no es declarativa, se practica. Un jefe de Estado tiene que dar el más claro ejemplo de que no puede existir impunidad. Está comprobado que en el ejercicio de la función pública del Ejecutivo, del legislativo, de los gobiernos locales, hay una clara corresponsabilidad con aquello, por acción e inclusive por omisión. Un gobierno honesto, que es lo que quieren los ecuatorianos, debe tener un mandatario que lidere esa causa, que brinde ejemplo, que no tenga ningún tipo de compadrazgo. El pueblo ecuatoriano está asqueado».

CRISTINA REYES: «Esta pandemia reflejó lo peor de muchos ecuatorianos, también lo mejor. Reflejó la podredumbre más repugnante de muchos funcionarios públicos, de muchas autoridades altas del gobierno, el reparto de los hospitales vinculados a la ministra Romo, algunos asambleístas. Los sobreprecios que vimos en el caso de las mascarillas, en las fundas de los muertos, solo es la punta del Iceberg. Hay que cambiar al IESS, al BIESS, el Servicio de Rentas Internas, las Aduanas, la Sercop, la UAFE. Hay que hacer algunas reformas legales, pero hay que tener la voluntad política. En el Seguro Social hay que hacer reformas de tal manera que el gobierno no pueda meterle la mano. Hay que cambiar la gobernanza y también la forma de designar a los directores de los hospitales. Hay que hacer cambios en la Ley de Servicio Público, en quienes administran los hospitales. Hay que hacer reformas a la Ley de Contratación Pública.

CÉSAR ROHÓN: «La lucha contra la corrupción es fundamental, hay que darle palo. Aquí, los de cuello blanco, que se han robado el país, no solo que no han ido a la cárcel, sino que siguen paseándose orondamente por las calles y eso es lo que tiene que terminar. Hay que atacar la corrupción con el ejemplo. Hay corrupción en el país porque, en la administración del Estado, hemos visto que los presidentes de la República, son las cabezas de las organizaciones delictivas hoy, y están enfrentando a la justicia. Cuanto se siguen negociando cuotas de poder a cambio de votos, cuando se entregan los hospitales públicos a cambios de votos no se ha cambiado nada. Eso es lo que tiene que cambiar. Si la Asamblea no funciona, no apoya, no saca las leyes que tiene que aprobar, si la Asamblea traba la administración del Estado, la Asamblea tiene ser disuelta. El país no puede seguir así. Hay que ir a una reforma política de fondo.

HENRY KRONFLE: «1) Todo puesto público tiene que tener un concurso de mérito y oposición; 2) Hay que evitar, a través de una administración transparente, que mañana haya presiones del gobierno en la Asamblea Nacional, para la conquista de votos para pasar una u otra ley porque allí es donde comienza el problema del reparto; 3) Reformas para que se expulse de manera inmediata a cualquier asambleísta involucrado en un acto de corrupción; 4) La Comisión de Fiscalización tiene que tener una agenda pública y publicada, donde cualquier ciudadano pueda tener acceso; 5) Hay que modificar la Ley para que la Comisión de Fiscalización pueda actuar previa a la contratación pública; 6) Tiene que haber un sistema de justicia donde no quepa la impunidad, no se permita el muñequeo y los jueces que permitan la impunidad sean sancionados; 7) En compras públicas debe existir una base de datos nacional e internacional donde haya una tabla comparativa de los productos, para que se puede saber si hay o no sobreprecio; 8)Que los gremios expulsen a todas esas empresas involucradas en actos de corrupción y publiquen sus nombres y los de sus representantes legales; 9) Que se active de manera urgente todos los protocolos antisobornos que están en varios documentales a nivel nacional e internacional para que se capacite a la gente.

CRISTINA REYES: «Comprendo la desesperanza y el escepticismo que tienen muchas personas. Desde el ejecutivo hay que promover acciones contra la corrupción, no la alcahuetería que hemos tenido a lo largo de estos años. Si la justicia no hace su trabajo habrá que buscar la asesoría internacional para que se pueda perseguir a quienes han defraudado. Quienes se han repartido los hospitales y se han robado las medicinas no tienen perdón de Dios.

HENRY CUCALÓN: «Yo puedo brindar mis manos limpias, de honestidad. Si podemos trabajar por la prosperidad de los ecuatorianos, dándole ejemplo».

CÉSAR ROHON: «Porque la experiencia no es un accidente, porque siempre ha cumplido. En mi trabajo y en mi vida he cumplido. No solo se cumple con el país desde lo político, sino de todos los espacios que estamos. Mientras atacamos a la corrupción y gobernamos con transparencia, con reglas claras de juego, hay que poner en marcha la economía, hay que recuperar el trabajo, se han perdido ciento de miles de plazas de empleo. Hay que recuperar la producción, hay que sostener la dolarización, eso se sostiene con divisas, con exportaciones. Tenemos un nuevo modelo que impulse la agroindustria de exportación, que es la tradición, que es la que sabemos hacer nosotros.

HENRY KRONFLE: «Porqué mi palabra vale más que mi firma. El problema no está en crear más leyes, sino en la administración de las leyes. El día que se entienda eso en administración pública se van a corregir las distorsiones que generan. Y cárcel para los corruptos, no artimañas ni procedimientos chuecos para dejarlos en la impunidad ¿Cómo sacará al país de la peor crisis económica de su historia?

CRISTINA REYES: «Quién venga aquí a decir que tiene la varita mágica para cambiarlo todo inmediatamente está mintiendo. El próximo gobierno tiene que redireccionar la reactivación,  renegociar la deuda que permita inyectar recursos, hay que fomentar las exportaciones, crear una base tributaria atractiva, seguridad jurídica para la inversión extranjera. Hay que priorizar el área de la salud, pagarle bien a los maestros, invertir en tecnología, lograr alianzas públicas y privadas para lograr conectividad. Hay que apostarle a los emprendimientos».

HENRY CUCALÓN: El empleo es la prioridad número uno. Y para eso se necesita dinamizar el concepto de empresa privada. Queremos un estado que apoye, no que asfixie, un estado que regule y no estrangule. Una política de incentivos y estímulos tributarios. Poner el dinero en la gente para que consuma, para que haya reactivación económica y a la larga, una mayor recaudación. Ir al rescate del sector productivo, agropecuario, ganadero y pesquero. En esta crisis se demostró que hay un sector que no falló, que es el de la soberanía alimentaria. Hay que hacer una reestructuración de la deuda externa. Y para cerrar un círculo virtuoso, una reforma profunda a la seguridad social, que debe dejar de ser caja chica de los gobiernos de turnos, porque le pertenece a los afiliados y a los jubilados; esta debe ser un motor de desarrollo productivo y la garantía de pensiones jubilaciones y de prestación de salud de calidad.

CÉSAR ROHÓN: La receta es un modelo basado en la producción y el empleo productivo, un modelo que perfile un modelo no petrolero. El petróleo ya no suma, resta. Y por lo tanto, el camino es un nuevo modelo que priorice la agroindustria de exportación, la pesca, el turismo y la agricultura. Yo sé cómo hacerlo. Hace 30 años vendíamos atún congelado, ahora solo el segundo exportación de atún enlatado en el mundo. Ese encadenamiento productivo es lo que hay que hacer en el Ecuador. Hay que girar 180 grados. El modelo petrolero está colapsado, el modelo de gratuidad está colapsado; las instituciones están quebradas. Hay que volver a construir un sistema de ahorro nacional, volver a ser la caja de ahorros porque de esa plata se va a nutrir el Ecuador para los grandes proyectos de desarrollo como pasa en todas las partes del mundo. Si no se corrige eso ahora, cuándo va a ver ahorro interno. Ecuador es un país que no tiene ni ahorros ni reservas. Y todo el mundo se hace de la vista gorda.

HENRY KRONFLE: «Formas mágicas no existen; si quieren magia vayan a circo. El país necesita administradores probos y probados, con experiencia y éxito. Hay que rescatar los empleos y la economía. Eso se hace con plata. ¿Y de dónde viene esa plata? De diferentes fuentes. De una rápida, facilidad petrolera, empaquetando la venta futura de las hidroeléctricas; pidiendo el pago de regalías anticipadas sobre las concesiones mineras; reestructurando la deuda, no solo los bonos, sino la deuda bilateral, que es con los gobiernos; reorganizar el presupuesto de la emergencia sanitaria y social. Hay que focalizar los subsidios sin crear distorsiones en el aparato productivo. Hay que acabar el subsidio al contrabando. Hay que cambiar la estructura de la Seguridad Social para evitar la metedera de mano del gobierno. Hay que volcar el presupuesto general del Estado, en lo que es el plan anual de inversiones, hacia alianzas públicas privadas sin vender la estructura. Cambiar la ley laboral para dar oportunidades a los jóvenes.

Relacionado