Ni a Pablo Escobar lo custodiaban tanto como a Daniel Salcedo en el hospital

224vistas

Daniel Josué Salcedo Bonilla, quien se ha convertido para las autoridades en la pieza clave de una supuesta red de corrupción que se beneficiaba de contratos públicos, prefiere callar.

En la versión que rindió dentro del proceso penal que se inició en su contra por el delito de peculado, el empresario de 31 años y administrador de siete compañías decidió acogerse al derecho al silencio.

Una decisión que aparentemente llegó tras recibir supuestas amenazas de muerte, lo que movilizó a un contingente policial para custodiarlo en el hospital Abel Gilbert Pontón, en el suburbio de Guayaquil, a donde fue ingresado tras ser expulsado de Perú, 48 horas después de sufrir un accidente aviatorio.

Las advertencias llevaron al juez de Garantías Penales del Guayas, Reinaldo Cevallos, a ordenar su traslado a la Cárcel 4 de Quito, donde deberá cumplir prisión preventiva, una vez que reciba el alta médica. A las 18:00 de este jueves estaba programado su traslado a ese centro penitenciario. Luz María Pico, defensora de Salcedo, protestó afuera de la casa de salud por el traslado de su cliente.

«A pesar de que hay un informe que ya los médicos sacaron que está delicado de salud y que tiene que ser llevado a terapia intensiva, lo pretenden trasladar a la ciudad de Quito (…)», dijo la abogada mientras conversaba telefónicamente con la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

Relacionado