Lenin Moreno forma un equipo público-privado para proteger las islas Galápagos

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, informó este lunes que ha conformado un equipo público-privado para proteger las islas Galápagos, frente a las cuales se han apostado en los últimos días cerca de 300 barcos pesqueros de bandera extranjera, muchos de ellos chinos.

En el equipo figuran el canciller ecuatoriano, Luis Gallegos, y expertos en temas ambientales como sus compatriotas Yolanda Kakabadse y el exalcalde de Quito Roque Sevilla, entre otros.

El grupo será el «responsable de diseñar la estrategia de protección de Galápagos y el respeto de sus recursos marítimos», indicó Moreno.

El anuncio en Twitter lo realizó luego de que el fin de semana revelara que ha solicitado acercamientos con algunas naciones del Pacífico para buscar una postura regional frente a la amenaza de las flotas pesqueras internacionales.

El pasado sábado, Moreno comentó que la Zona Económica Exclusiva alrededor de la Reserva Marina de Galápagos «no solo es una de las áreas más ricas de pesca sino que es un semillero de vida, no solo para Ecuador sino para el planeta entero, para la biodiversidad y la seguridad alimentaria».

«Es precisamente por esa riqueza que en esta zona sufrimos una presión inmensa de flotas pesqueras internacionales», señaló en momentos en que la presencia de unas 260 embarcaciones extranjeras en aguas internacionales cerca de Galápagos ha desatado la preocupación local e internacional.

Durante un discurso público, Moreno indicó que el pasado 16 de julio la Marina notificó de la presencia de los barcos.

Ante ello, ya la Cancillería señaló «al Gobierno chino, de manera cordial pero firme, que Ecuador hará prevalecer sus derechos marítimos sobre su zona económica exclusiva, sin distinción de bandera», comentó.

«Al mismo tiempo, he dispuesto que se realicen las consultas necesarias con los Estados ribereños del Pacífico, los hermanos países de Colombia, Panamá, Costa Rica, Perú y Chile, para tener una postura regional sobre este tipo de amenazas», dijo.

El pasado jueves, el ministro ecuatoriano de Defensa, Oswaldo Jarrín, advirtió que incautarán los buques foráneos que ingresen ilegalmente en el territorio del país.

Aseguró entonces que ninguna embarcación había ingresado en la zona económica exclusiva» de Ecuador, y apuntó que «muchos» de los barcos que están en aguas internacionales cerca de Galápagos son chinos, aunque no saben si pertenecen al Estado o son particulares.

Jarrín advirtió que si algún barco ingresa «será incautado», como ocurrió en 2017.

En agosto de ese año, Ecuador detectó una gran flota de pesca ilegal cerca de la Reserva Marina de Galápagos, compuesta por 297 buques, uno de ellos el Fu Yuan Yu Leng 999, que fue incautado y que ahora es parte de la escuadra naval.

PREOCUPACIÓN AMBIENTAL

Por su rica biodiversidad, el archipiélago de Galápagos es considerado un laboratorio natural que permitió al científico inglés Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.

Norman Wray, ministro presidente del Consejo de Gobierno de Galápagos, dijo a Efe que hay «preocupación puesto que Galápagos es un semillero de vida» y la riqueza de la zona hace que sus alrededores sean muy cotizados por las flotas pesqueras.

Recordó que en Galápagos hay especies únicas y muchas migratorias que pueden estar siendo sometidas a capturas.

«En Galápagos se plantea con fuerza que avancemos hacia generar un área protegida que amplíe la protección de la reserva marina actual y, adicionalmente, que se puedan producir las conexiones entre las plataformas submarinas continentales e insulares tanto hacia el lado de Costa Rica, como del Ecuador continental», anotó.

Galápagos figura entre las cinco primeras áreas protegidas más grandes de la costa del Pacífico y para su protección se necesita una postura regional, dijo.

Por ello consideró indispensable avanzar en un tratado de alta mar «para poder tener legislación más allá de las jurisdicciones territoriales de cada país» para regular los temas de control sobre pesca y «reducir al máximo cualquier tipo de pesca ilegal».

Además, para definir con claridad las formas y los artes de pesca para tener un manejo sustentable de los recursos marinos e ir hacia la creación de áreas protegidas en alta mar con el fin de permitir que se reproduzca la vida y haya lugares que permitan garantizar «la seguridad alimentaria para el futuro», dijo.

Asimismo, se busca un manejo responsables de desechos pues «todos los días constatamos el ingreso de plásticos y otro tipo de basura por corrientes marinas hacia Galápagos, y mucho de eso proviene de flotas pesqueras, de estas factorías que están circundando en las cercanías de Galápagos», denunció.

«Hay un paquete inmenso de cosas que se pueden hacer y en las que se deben trabajar en el ámbito internacional»

Relacionado