Lenin Moreno alienta nuevo programa con el FMI tras acuerdo de bonos

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, alentó hoy un próximo acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de que cerca de un 98 % de los poseedores de bonos del Estado aprobaran una reestructuración de plazos e intereses de ese tramo de la deuda exterior del país.

Moreno, en su cuenta de Twitter, agradeció un mensaje alentador de la directora gerente del FMI, Kristalina Goeorgieva, quien destacó el acuerdo con los bonistas porque, a su juicio, promoverá el crecimiento del país.

«Efectivamente es un hito y un paso trascendental que ha dado Ecuador y que nos abre otras puertas de la comunidad internacional, como el nuevo programa con el FMI», escribió Moreno en su cuenta oficial de la red social.

De su lado, Georgieva felicitó a Moreno y a Ecuador por haber alcanzado la aprobación de la mayoría de los poseedores de los bonos del Estado para el programa de reestructuración.

«Felicitaciones al presidente Lenin y Ecuador por llegar a la mayoría necesaria para reestructurar sus bonos con acreedores privados. Un hito trascendental que ayudará a allanar el camino para un crecimiento inclusivo y sostenible», añadió la principal del FMI.

«Esperamos profundizar nuestro diálogo sobre un nuevo programa» con Ecuador, agregó Georgieva sobre el trabajo que ya realizan autoridades ecuatorianas y el FMI para alcanzar un nuevo acuerdo que suceda al suscrito el año pasado por 1.200 millones de dólares.

El 97,85 % de los poseedores de bonos de la deuda soberana de Ecuador decidió acogerse a la reestructuración propuesta por el Gobierno de Quito para aliviar su alicaída economía, que atraviesa por una de las más duras crisis de su historia.

El ministro de Economía, Richard Martínez, destacó la negociación con los bonistas en un «tiempo récord», menos de seis meses, con soluciones que permitirán reducir en 1.540 millones de dólares el capital de la deuda privada del país.

Además se reducirá el interés del 9,2 por ciento a una tasa promedio de 5,3 por ciento, y se duplicará la vigencia del plazo de dicha deuda de 6,1 a 12,7 años, por lo que los bonos actuales vencerán en 2030, 2035 y 2040.

Martínez aseguró que esta operación generará un importante alivio en el flujo de la caja fiscal de su país, gracias a una mejor programación del pago de pasivos, lo que permitirá liberar cerca de 11.000 millones de dólares hasta el año 2025 y más de 16.000 millones hasta el 2030. 

Relacionado