El nuevo escándalo: Cesar Literal es el coautor del reparto de hospitales

El presidente Lenín Moreno aceptó que los asambleístas piden cargos en la administración pública, aunque negó que se hayan entregado hospitales. Las denuncias apuntan a un intercambio de puestos políticos por votos para las iniciativas del Ejecutivo.

En medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus y de las denuncias por sobreprecios y corrupción, la acusaciones por el reparto de los hospitales a los asambleístas ponen la atención en el Legislativo nuevamente.

Estas nuevas denuncias vuelven a poner a la Asamblea en el centro de las críticas y sospechas. Investigaciones periodísticas de los portales Periodismo de Investigación y La Historia, así como de los medios públicos de la Prefectura de Pichincha señalan a más de una decena de asambleístas.

Los legisladores supuestamente habrían recibido cargos en los hospitales para amigos y conocidos en sus provincias, a cambio de sus votos en la Asamblea. El mismo presidente Lenín Moreno admitió que este tipo de peticiones existen, aunque negó que se hayan llevado a cabo.

En una entrevista con el canal colombiano NTN24, el Presidente dijo: “todo el mundo sabe que en más de una ocasión los asambleístas solicitan cargos. La decisión que tomamos en la cúpula de gobierno es que no se iba a entregar absolutamente ninguno de esos cargos a nadie”.

El tema viene de la mano de la debilidad del oficialismo en la Asamblea. Sin una mayoría y con un bloque poco disciplinado, al Gobierno se le ha complicado pasar sus iniciativas, sobre todo en el campo económico. La llamada Ley de Crecimiento Económico fue archivada, y la Ley Humanitaria perdió toda su parte recaudatoria.

En ese escenario, al Ejecutivo le ha tocado negociar, no solo con su otros bloques sino incluso dentro Alianza PAIS.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, ha sido la encargada de estos diálogos, y por ejemplo estuvo detrás del acuerdo con Creo y las minorías BIN y BADI, con el que se escogió a César Litardo como presidente de la Asamblea.

La negociación para seleccionar a Litardo se dio puertas adentro de la Asamblea: los votos por la propuesta oficialista se cambiaron por las presidencias de las comisiones legislativas y los puestos en la Comisión de Fiscalización y Control Político.

Relacionado